• INNOVACIÓN SOCIAL
  • 565
  • 0

EL ARMA DEFINITIVA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO: LA TECNOLOGÍA

EL ARMA DEFINITIVA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO: LA TECNOLOGÍA

En el año 2019 se celebró en Madrid la COP25, la Conferencia sobre el cambio climático. Una conferencia que reúne a representantes de todo el mundo y que coincide con la publicación de los datos que demuestran que la emergencia climática afecta ya a todos los rincones del planeta.

Teniendo en cuenta que nos enfrentamos al mayor desafío de nuestros tiempos, la tecnología se ha convertido en el aliado perfecto para luchar contra el cambio climático.

Según Alis Daniela Torres, fundadora de Greencitic: «Existen estudios que demuestran que el beneficio que generan las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), sobre todo en términos de reducción de emisiones, es mucho mayor que el impacto negativo que puede tener esta industria sobre el medio ambiente debido a las emisiones que genera”.

Desde Netexplo se han detectado algunas de las innovaciones tecnológicas más eficaces para luchar contra el cambio climático.

Veamos a continuación las más relevantes:

Hielo inteligente contra el calentamiento del Ártico

La región del Ártico se está calentando dos veces más rápido que el resto del mundo y su impacto en las poblaciones que allí habitan se está volviendo crítico.
El hielo menos grueso hace que viajar o transitar sobre él sea muy difícil para las personas que viven en el norte, lo que les impide mantener la cosecha de alimentos o el suministro de leña para los peores meses de frío.
Para reducir este riesgo, un equipo de científicos de la Universidad Memorial de Newfoundland, ha desarrollado un método para monitorizar y reportar cambios en la capa de hielo. 
Esta innovación llamada Smartice, contiene una serie de sensores que transmiten datos sobre el estado del hielo e información proporcionada por las poblaciones locales, que junto a los datos obtenidos de los satélites crea mapas de riesgos. Estos mapas, actualizados en tiempo real, se ponen a disposición en Internet para todas las poblaciones afectadas.

El móvil “espía” que evita la deforestación de los bosques

Ya existe una innovación que permite defender a los árboles de los ataques de leñadores furtivos gracias a móviles reciclados. Estos dispositivos, equipados con micros y placas solares, son colocados estratégicamente en la parte más elevada de los árboles.
Capaces de detectar el ruido de una sierra eléctrica en un radio de 1 km, estos dispositivos envían una señal de alerta a los guardabosques. Gracias a esta innovación, estos pueden acudir con mayor rapidez para luchar contra la tala indiscriminada de árboles.

Menos plagas, más cosechas

La IA y el Big Data han irrumpido con fuerza en la agricultura gracias a Prospera, una innovación desarrollada por la empresa israelí de inteligencia digital. Prospera es capaz de recopilar millones de datos a través de sensores y tecnologías de reconocimiento visual con el objetivo de analizar la tierra cultivada y monitorizarla en tiempo real. De esta forma puede conocer el estado de la tierra evitando problemas como la deshidratación o las plagas de insectos.
Esta innovación ha conseguido aumentar las cosechas entre un 2% y un 4%, según los últimos estudios de Natursweet.

El “shazam” que salva a las especies en extinción.

Los investigadores del Imperial College en Londres han creado Ai Biodiversity Monitor, un dispositivo que trabaja de forma autónoma para monitorizar la biodiversidad en los ambientes tropicales.
Este dispositivo, de código abierto y que funciona con energía solar, está formado por una Raspberry Pi, sensores atmosféricos, un micrófono y una cámara.
Los datos capturados por el dispositivo tienen dos objetivos: Por un lado, crear una especie de “Shazam” para las diferentes especies, que mide y monitoriza la biodiversidad a través del machine learning y por otro, mapear la selva para controlar su evolución.      

Innovaciones para luchar contra el cambio climático desde nuestro hogar

Mas allá de las innovaciones que protegen nuestros mares y bosques, ser conscientes de lo que contaminamos es el primer paso para evitar un desastre ecológico.
Conscientes de ello, muchos investigadores han creado innovaciones para luchar contra el cambio climático en nuestro día a día. Un ejemplo de ello es Worldbeing, una pulsera conectada que puede calcular la huella ecológica que dejas a lo largo del día para hacer frente al cambio climático. ¿Cómo? Esta pulsera monitoriza el consumo de carbono que hacemos durante nuestras actividades diarias. Sólo necesitamos la pulsera conectada a través de una aplicación móvil que calcula el objetivo de carbono que debería consumir el resto del día.

¿La electricidad que usamos es limpia o no? Esta es una de las preguntas que deberíamos hacernos más a menudo.

Teniendo en cuenta que la electricidad es más limpia en algunos momentos que en otros, normalmente dependiendo de la demanda energética, WattTime detecta si la energía que usamos proviene de una fuente verde y sostenible. Además, esta innovación permite que los termostatos y dispositivos de nuestra casa funcionen en los momentos más ecológicos posibles.

Para obtener más información y opciones sobre el consumo responsable de energía, los usuarios pueden acceder a una app móvil. Este es un claro ejemplo de innovación dirigida al cuidado del medio ambiente y a la mejora de la calidad de vida de las personas.
Por otro lado, teniendo en cuenta que la escasez de agua empieza a ser un problema muy grave para la agricultura, la empresa Square Roots ha desarrollado un proyecto de “granjas urbanas” que caben en un contenedor robotizado para fomentar un modelo de agricultura sostenible.

Las plantas crecen verticalmente y se desarrollan gracias a la administración de un líquido nutricional y de unas luces LED. Todo el proceso de crecimiento está supervisado y controlado por una inteligencia digital. Cada contenedor puede producir hasta una hectárea necesitando para ello la cantidad de agua de una ducha al día.

En un momento clave para nuestro planeta, las tecnologías continúan esforzándose en combatir el cambio climático, la escasez de recursos naturales a consecuencia de la deforestación del planeta y el consumo excesivo de recursos energéticos.

 

Añade tu comentario